Chabán eludió preguntas clave y descargó culpas

El empresario dijo que no sabía cuanta gente había la noche de la tragedia y que el certificado de Bomberos era responsabilidad de los dueños del local. Se negó a responder las preguntas más importantes.

Omar Chabán mantuvo hoy su posición de que no tuvo nada que ver en la tragedia de Cromañón, apuntó contra Lagartos (los dueños del local) y eludió brindar precisiones sobre las preguntas más importantes que le formularon el juez Marcelo Lucini y el fiscal Juan Manuel Sansone, según consta en el acta de declaración a la que tuvo acceso Clarín.com.

Hoy fue el tercer día en que el empresario estuvo frente al juez y al fiscal. Después del trámite oficial fue llevado a la prisión de Marcos Paz donde pasará el fin de semana. Entre el lunes y el martes próximos, según su abogado, estará en condiciones de recuperar la libertad.

Las casi 20 horas de indagatoria dejaron en idéntica situación ante la causa al propio Chabán y a los funcionarios policiales y del gobierno porteño imputados, pero fue “muy mala” para el grupo de rock Callejeros, de acuerdo a la evaluación previa.

En ese sentido, Chabán -quien venía descargando responsabilidades en la banda- cerró hoy esa postura recordando que para el recital de la tragedia “Callejeros contrató gente de la Cruz Roja”. “Creo que cinco personas, no sé si había un médico entre ellos”, resumió el empresario, aportando un nuevo dato sobre la presunta responsabilidad de Callejeros en la organización del evento.

Además, pidió expresamente que quedara constancia de que “no recibió el dinero de ninguno de los días en que Callejeros se presentó en Cromañón”. Pero en lo esencial, en lo puntos que más interesaba a la investigación, el administrador de Cromañón respondió invariablemente: “De este tema no deseo declarar”.

Esa respuesta contrarió al juez Lucini y al fiscal Sansone, quienes, en un párrafo final del acta de la declaración de hoy, dejaron asentado que “no se profundizó en la audiencia en distintos temas ante la negativa del deponente en profundizarlos”.

Chabán eludió precisar su relación con las sociedades off- shore dueñas del predio donde funcionaba Cromañón y un hotel lindero, así como un garage. Según el acta, el juez Lucini le preguntó “cómo fue su llegada a República Cromañón y si fue a través de alguno de los nombrados”, presuntos dueños de las sociedades. “Responde que se niega a declarar al respecto”, consigna el documento.

Sin embargo, deslizó indirectamente que era una suerte de empleado de Cromañón, pues no pudo realizar modificaciones que hubiera deseado porque el lugar “tenía una estética de bailanta”.

Con respecto al techo de media sombra sostuvo: “Yo no lo podía sacar porque era del lugar. Yo quería diferenciar bien que ahora se iban a hacer recitales, fiestas electrónicas o eventos. Yo traté de no interferir con lo que ya había en el lugar, así se había pactado”, recordó.

Cuando se le preguntó sobre la necesidad de renovar el certificado de Bomberos, argumentó que era un tema de la firma Lagarto. â??No lo consideraba de mi responsabilidad, pero me preocupaba por tener todo en reglaâ?, respondió.

Otro punto importante que el juez intentó esclarecer fue el referido al número de gente que había en Cromañón el día de la tragedia. â??Nunca me fijéâ?, afirmó. Y agregó: â??Si me hubieran dicho que tenía un tope de 1.000 personas no hubiera empezado a trabajarâ?.

Entonces, Lucini le preguntó: ” ¿Cuál es el número de personas que a su juicio y por su conocimiento en materia de recitales es tolerado por metro cuadrado?”. Respondió que no deseaba declarar al respecto.

Finalmente, calificó como “un chanta” a Salvatore Albano, un empresario ítalo-canadiense que denunció haberle ofrecido un sistema ignífugo para Cromañón, pero Chabán lo habría descartado por considerarlo caro.

“Esta persona me pareció un chanta. La propuesta era un desastre”, disparó el empresario, tras recordar que el aislamiento ignífugo propuesta contenía “cartones prensados de color marrón” y “unos bastidores para la pared”. “Me pareció que me estaba tomando el pero, porque eso se prendía fuego rápidamente”, concluyó.

http://www.clarin.com/diario/2005/06/10/um/m-992868.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.