La agencia de viajes de Joaquí­n

Durante la segunda semana de octubre, Joaquín López-Dóriga criticó insistentemente el viaje del presidente Vicente Fox a España, con motivo de la Cumbre Iberoamericana.

El periodista adujo, una y otra vez, que el mandatario debía suspender ese viaje para permanecer al frente de las tareas de reconstrucción y ayuda a los damnificados del huracán Stan, como en los tiempos en que la figura presidencial era el eje principal y motor del país.

El 7 de octubre López-Dóriga afirmó en su programa de radio que: “El Presidente debe posponer ese viaje a España. Hace mucha más falta aquí, en la zona de desastre […] Su obligación, su responsabilidad y así lo ha cumplido hasta ahora es estar al frente de la desgracia y el desastre.

“Yo sólo quiero recordar que cuando un jefe de gobierno no se pone al frente de la desgracia y del desastre, desgracia y desastre lo arrollan. […] puede posponer perfectamente y permanecer aquí como ha estado al frente de la contingencia. Aquí lo necesitan muchísimos más que allá, allá en realidad la ausencia no significa nada, aquí la presencia puede ser determinante”.

Ese mismo día, por la noche, durante el Noticiero de Televisa, en la sección editorial de “Lo bueno, lo malo y lo feo”, el periodista repetiría, incluso con las mismas palabras, este argumento.

(Por cierto, el conductor no criticó el hecho de que el Presidente se haya ausentado de las zonas afectadas por la tragedia, durante las primeras horas de los trabajos de reconstrucción, por asistir a la comida anual de la CIRT.)

El 10 de octubre, el periodista volvió a detenerse en el asunto, esta vez asumiendo que su punto de vista era una “exigencia de los mexicanos”.

“La exigencia de los mexicanos es, señor Presidente, no vaya usted a España, en España no se le ha perdido nada. […] Insisto, ningún mexicano le va a dar las gracias por este viaje a España y sí, millones le vamos a reprochar si usted se va de viaje.”

Un día después, Presidencia anunció que Vicente Fox sí viajaría a España, pero sólo a la cumbre y no a los otros destinos que tenía pensado visitar.

Finalmente López-Dóriga saludó, con resignación y sin hacer algún reconocimiento, lo decidido por el Presidente.

“Insistí una y otra vez… Vamos, muchas voces insistimos, en que debía cancelar el viaje, debía permanecer aquí atendiendo la emergencia […] El Presidente tomó una decisión salomónica, cancela una parte y mantiene la otra del viaje.”

http://www.etcetera.com.mx/pag024ane61.asp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.