Rugby – Pichot, con bronca por no poder jugar contra los Lions

PARIS (Télam).- El capitán del seleccionado argentino de rugby, Agustín Pichot, disputará con su equipo, el Stade Francés, la final de la Copa de Europa el 22 de mayo en Edimburgo (Escocia) ante el Toulosse, por lo que no podrá estar presente al día siguiente en el enfrentamiento de Los Pumas ante los Lions, algo que le provoca “sensaciones encontradas por no poder jugar los dos partidos”.

“Apenas terminé la semifinal contra Biarritz pensé que me quedaba afuera del partido ante los Lions y me puse mal. No lo podía creer, son sensaciones encontradas. Por un lado tengo la posibilidad de definir uno de los torneos más importantes del mundo y por el otro jugar contra uno de los mejores equipos del mundo”, expresó.

Y agregó que “como capitán del seleccionado argentino me quería matar”, dijo el más reconocido de los jugadores argentinos que lleva una década integrando Los Pumas

“Son partidos que todos queremos jugar, pero la verdad que no lo quiero pensar mucho porque me pone mal. Lo hablamos con Rodrigo (Roncero) el otro día; es rarísimo, pero es así”, contó uno de los mejores medio scrums del mundo y uno de los pocos argentinos que se dio el lujo de integrar el combinado de los Lions.

Tanto Pichot como Rodrigo Roncero (el otro argentino que juega de titular en el equipo parisino) solicitaron a las autoridades de su club poder estar presentes en el encuentro ante los Lions del 23 de mayo en el estadio Millenium Cardiff, de Gales, pero el permiso les fue denegado.

Esto es algo que los jugadores suponían por el elevado riesgo de lesión que implica jugar dos partidos de alto nivel en menos de 24 horas.

Además, de Pichot y Roncero tambien se perderá el choque ante el prestigioso combinado británico British & Irish Lions Omar Hasan, de Toulouse, lo que privará a Los Pumas de tres de sus hombres más importantes.

Justamente, el sábado último Stade y Toulouse se enfrentaron en París por el torneo francés, el TOP 16, en lo que fue un anticipo de la definición europea con una llamativamente cómoda victoria (40-19) de los locales.

“Fue un aperitivo de la final europea y por suerte pudimos ganarlo, pero la diferencia es mentirosa. En Escocia todo será distinto, como la semifinal contra el Biarritz, porque como ya nos conocemos mucho los dos equipos saben como anular los puntos fuertes del otro. Lo que es malo para el espectáculo porque nadie arriesga y el partido se hace aburrido de ver”, analizó.

Y añadió: “Igualmente, esta clase de partidos es diferente al resto. Además, siempre es especial jugar contra Toulouse porque es un clásico, hay mucha historia, años de enfrentamientos entre los dos equipos y eso pesa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.